Chiva defiende su medioambiente

Categoría: Otras Noticias | 0

El domingo, día 28. se concentraron frente al ayuntamiento cientos de vecinos para reclamar la defensa de su patrimonio natural y cultural.

 

 

Numerosos vecinos de Chiva se reunieron este domingo frente al ayuntamiento de la localidad para manifestar públicamente su oposición a la instalación de un megaparque de energía fotovoltaica en su término municipal.

La concentración, a pesar de las medidas de seguridad impuestas por la crisis sanitaria, tuvo bastante afluencia de gente debido al gran rechazo social que esta instalación ha generado en el municipio, rechazo al que se han sumado todos los partidos políticos del ayuntamiento mediante la votación de una moción presentada por los vecinos. Este acto es el segundo de los tres convocados por un grupo de 22 asociaciones que se oponen a la ubicación destinada para el proyecto. En el mismo, dos integrantes de la asociación Centro de Estudios Chivanos, acompañadas por representantes del resto de asociaciones, leyeron un emotivo manifiesto que hizo correr las lágrimas de más de un asistente.

El Llano de Brihuela es un paraje natural representativo de la dehesa valenciana, compuesto por un mosaico de terrenos agrícolas de secano entremezclados con otros de carácter forestal. » Es una zona con un gran valor ambiental y un ecosistema en el que existen especies protegidas, además de ser la antesala del Paraje Natural Municipal más grande de la Comunidad Valenciana, que está a menos de un kilómetro», comentaba uno de los asistentes al evento. Presidentes de algunas de las asociaciones movilizadas resaltan, además del devastador impacto ambiental, la pérdida irreparable de un paisaje cultural y etnológico, así como la pérdida del atractivo turístico del entorno, surcado por varias sendas muy conocidas por ciclistas y senderistas, que acceden desde este paraje a las impresionantes sierras de Chiva.

En la web de la asociación encargada de leer en esta ocasión el manifiesto se puede leer:

zona afectada, desde Brihuela

Porque puede desaparecer, pues, gran parte de nuestro medio natural, ese del que tanto estamos orgullosos y, como hemos dicho, también un espectacular paisaje cultural que han labrado generaciones de chivanos. Paisanos que han interactuado inteligente y respetuosamente con la naturaleza; en completa sinergia. Un legado que habla de nuestra historia, que destila nuestros conocimientos, nuestros valores y nuestro carácter; que sustenta nuestra particular idiosincrasia.

     Ese espacio vivo, cambiante, es el de las garroferas centenarias, la carrasca y los almendros en flor; el de la liebre, el águila perdicera y el perdiguero; o el de la fuente, la barraca de piedra y los restos arqueológicos. Es, también, pues, un área simbólica y emocional que se convierte en la mejor herencia que podemos dejar, la más digna. En ella convergen pasado y futuro.