Alcublas

Donde moran las gentes del mediodía

Son elocuentes y sugerentes cualquiera de los dos significados que se otorgan al nombre de Alcublas, tanto “Mediodía”, como “Ayuntamiento de gentes”. Aludiendo el primero, quizá, a su situación: al sur de la zona montañosa sita entre la “Calderona” y la “Sierra de Andilla” y que separa las cuencas del Turia y del Palancia. A casi 800 metros de altura y rodeada de cerros como el de “Pedroso”, “Los Molinos”, “Verdinal” o “La Solana”, que alcanza los 1.123 metros de altitud. Extensos pinares llenan de atractivo un término de donde parte la rambla “de Alcublas”, que da origen a la de “Artaix” y en el que encontramos parajes naturales de gran belleza como el de “La Esperanza”, el de “La Solana” o el “Barranco de la Lucía”. El clima y el terreno, hace que se dé la agricultura de secano como la vid, los cereales, almendro u olivos, así como una gran dedicación apícola al haber gran abundancia de plantas aromáticas, como el romero o el espliego, de las que antaño se aprovechó su esencia.

Por otra parte, el segundo de los significados a los que hemos aludido, podría quizá deberse a la diseminación inicial de las gentes de la zona en pequeños poblamientos; a los distintos caseríos que, al parecer, deberían conformar el municipio, ya que su denominación, en la “Real Cédula”, otorgada por Jaime I, ya aparecía en plural: “Les Alcubles” o “Las Alcublas”. El pueblo, de casi 800 habitantes, conserva un singular patrimonio monumental, como el Ayuntamiento o la iglesia parroquial de San Antón, ambos del Siglo XVII, ermitas o los molinos, recientemente restaurados; también importantes yacimientos arqueológicos como el de la Partida del Pedroso, de la edad de bronce, los del “Cerro de las Dueñas” y “Peña Ramiro” (iberos) o el de la “Partida de los Arenales”, de época romana. Tiene la suerte Alcublas de contar con asociaciones, como “ACLA” que vela por la recuperación de unos montes azotados recientemente por los incendios, y por la recuperación del patrimonio etnológico, colaborando con el Ayuntamiento en tareas como el inventariado, limpieza y reconstrucción de las caleras, los ventisqueros y otras construcciones de piedra en seco, marcando una ruta senderista muy interesante.

Pero, la enorme sensibilidad de estas gentes, no solo se está consiguiendo recuperar la riqueza natural o monumental; también están consiguiendo conservar un patrimonio cultural significativo, identitario y fraternal, dinamizador y enriquecedor, como ocurre, en el caso de su folklore, de la mano, por ejemplo del “Grupo de Jotas”. Rituales y tradiciones tan ricas y variadas como su rica gastronomía, en la que destaca la “Olla”, como su habla. De entre ellas que podríamos destacar las “hoguericas” en honor a San Antón, su patrón, ese santo milagrero y sanador, protector o sembrador, que abre el solsticio de invierno, como el antiguo Saturno. Antigua divinidad agrícola y solar, relacionada con el renacer de la vida, con la luz y con el fuego. Ese fuego regenerador, que se lleva a cada casa, para proteger a sus animales y sus tierras, su sustento… Ese fuego que nada tiene que ver con el que aniquiló parte de sus bosques trágicamente. Por eso las gentes de Alcublas iluminan la villa en sus fiestas patronales, repitiendo un rito ancestral, llevan la luz a esta tierra que siempre fue mediodía.

 

Noticias    Agenda

 

Tiempo Alcublas

Lugares para comer

Pub "La Cambra" (636 837 216)
Bar Avenida (96 270 42 07)
Bar Estanco (96 270 40 03)
Bar Porche (96 270 42 62)
Bar La Rocha (96 270 41 62)
Restaurante "El Molino" (96 270 42 26)
Cafetería Discoteca Sefos (96 270 42 32)
Bar Unión Musical (96 270 40 17)

Alojamientos de Turismo Rural

Alojamiento Rural La Seca (96 270 42 42)
Casa Rural "El Mirador de La Torre" (655 885 997)

Qué comer

En la gastronomía alcublana sobresalen las calderas, sabroso guiso elaborado con pies de cerdo, tocino y morro, chorizo, alubias, patatas, nabo y arroz, es el plato más característico de la cocina local.

La Olla de Alcublas es un plato de invierno a base de arroz, cardo o acelgas, cordero, y morcilla de cebolla con sofrito, también, a base de cebolla. Se puede enriquecer con más productos del cerdo. Con una pizca de hierba buena para dar sabor y aroma.

Entre los productos autóctonos, los vinos y el aceite de oliva, elaborados en la cooperativa San Antonio Abad, son de fama reconocida. Se elabora aceite de oliva virgen extra de la variedad de aceituna Serrana, de sabor muy suave y el aceite elaborado a partir de la variedad de aceituna Villalonga de sabor fuerte. En cuanto a los vinos se elabora el vino blanco a partir de la variedad de uva meseguera y vino tinto tempranillo, ambos bajo la D.O Valencia.

Además, este municipio dispone de otros productos locales que son muy recomendables como la miel de romero, los embutidos (la longaniza, chorizo picante, Morcilla de cebolla, arroz, Carne y la tipica gueña) y pastas y dulces tradicionales (Los mantecados, congretes, almendrados y rollitos de anís, siendo excelentes las magdalenas).

rutas y senderos Alcublas

*PR-CV 105- Sendero cuyo trazado coincide con el antiguo camino que realizaban los carros para bajar la nieve de los ventisqueros. Comienza en la Cueva Sabuquera, dentro del Paraje de La Solana y Barranco Lucía y llega hasta la cima de Los Molinos. La duración aproximada en que se recorren los 3,600 Km del sendero es de 1hora y 20 minutos.

* GR10: Éste sendero de Gran Recorrido que en unos metros discurre por éste municipio nos ofrece la posibilidad de adentrarnos desde Alcublas en las comarcas limítrofes.

Además de los senderos homologados existe la posibilidad de realizar la ruta de Los Molinos y los Refugios del Aeródromo en una hora y cuarto. Este recorrido comienza en la Plaza de San Agustín en dirección hacia la montaña de Los Molinos alcublanos y cruzando el Puente de La Ramblilla y sigue ascendiendo hasta encontrar un camino a la izquierda que conduce a la senda que sube hasta Los Molinos. Desde allí se desciende por un camino de gravilla que rodea la cumbre hasta el otro lado de la montaña hasta llegar a un camino asfaltado que se seguirá hasta llegar a la carretera y tras avanzar por ella hacia nuestra derecha 100 metros se accede al entorno del antiguo campo de aviación de Alcublas, construido durante la Guerra Civil Española, donde se observan dos entradas al refugio a la izquierda.