Chelva

Donde confluyen las culturas

Si hay algo que llame tanto la atención como la panorámica de este bellísimo pueblo de la serranía es su riquísima gastronomía, que como toda la de esta zona de interior es recia y poderosa. Platos como el "Pucherico espeso", las “Gachas”, las “Migas”, el “Gazpacho serrano” y los platos derivados de la matanza del cerdo, junto con los excelentes embutidos caseros, se unen a la repostería artesana, con los “Rollos de aguardiente”, “Rollos de moda", "Mariquitas" o las “Tortas de almendra” para configuran una completan una cocina interesantísima hecha con productos autóctonos de gran calidad.

Pasando al patrimonio monumental, hay reseñar la singularidad de su pintoresco casco urbano de trazado medieval muy bien conservado, que se alza sobre el río Chelva y que posee barrios históricos que conservan la impronta misteriosa y mágica de todos aquellos pueblos que lo han habitado, como la morería del “Arrabal”, la judería del “Azoque”, las barriadas cristianas o la “Benacaira” árabe. En el sorprendente recorrido por estas calles estrechas y llenas de fuentes, se pueden admirar ricas muestras de azulejería, o edificios como “La Torrecilla”, el “Consejo de la Villa”, el “Palacio Vizcondal”, erigido, también, a partir de antiguas estructuras del castillo musulmán, la “Plaza de Toros”(1909); o las ermitas de “Nuestra Señora de Loreto” o de “Santa Cruz”, antigua mezquita árabe del siglo XIV, la única, junto con la de Simat de la Valldigna, de esta época, que se conserva en la región. También habría que destacar la iglesia “de los Ángeles”, con su magnífica fachada-retablo, una obra maestra de Larrañaga y Pérez Castiel que conserva un rico patrimonio artístico de autores como Pedro Orrente o Jerónimo J. Espinosa. Saliendo del núcleo urbano podríamos reseñar la ermita de “Nuestra Señora de la Soledad”, el santuario de la “Virgen del Remedio”, el “Convento de S. Francisco”, donde perviven las primitivas cuevas donde se asentaron los primeros frailes o varios tramos del acueducto romano de “Peña Cortada” que va de Tuéjar a Domeño.

Por otra parte, podemos seguir con nuestra visita a los parajes próximos, a través de una completa red de senderos, algunos de gran interés como, el cañón del Turia, que también taja profundamente su término, la fecunda ribera del río Chelva, o la “Rambla de Alcotas” y “Arquela”, esta última, una de las pedanías abandonadas, como la de Bercuta y la de Benacairade. Otros núcleos habitados municipio que pueden configurar una atractiva ruta serían Villar de Tejas, Ahíllas, Alcotas, Mas de Caballero, Mas de Sancho y El Cerrito, así como diferentes “mases” de labranza dispersos por todo el abrupto y extenso monte que conserva una importante masa forestal y numerosos yacimientos arqueológicos, desde el Neolítico.

Chelva ha sido el punto de confluencia de diferentes culturas, que aquí se han sucedido y han convivido pacíficamente durante años, y que han dejado lo mejor de cada una; su gastronomía, su arte o sus ritos que vemos reflejados en festejos tan emblemáticos y singulares como el de “San Antón”, con las hogueras, la “Cencerrada”, las “Cucañas”, las carreras de caballos, la entrega de las “joyas”, el "Cuentantón" o el famoso "Empujón”; o su Semana Santa con la recogida de "Aleluyas", los equinocciales "Mayos" o el “Carnaval" de cuarenta horas. Tradiciones que se pierden en el tiempo, en la tierra docta de la tolerancia.

 

Noticias    Agenda

 

Tiempo Chelva

Lugares para comer

Tasca Plazi (962 100 092)
Restaurante Neutral (962 100 034)
Restaurante Gomez
Restaurante El Rincón de los Pacos

Alojamientos de Turismo Rural

Hotel La Posada

Qué comer

Chelva posee una gastronomía común a las zonas de interior y a toda la Comarca de la Serranía, recia y poderosa.

Platos como el "pucherico espeso", las gachas, las migas, el gazpacho serrano y los platos derivados de la matanza del cerdo, junto con los embutidos caseros, completan la gastronomía típica del pueblo.

También destaca la repostería artesana, con los rollos de aguardiente, rollos "de moda", "mariquitas", y tortas de almendra.

rutas y senderos Chelva

El territorio de La Serranía está modelado por el curso del río Turia que es, desde hace décadas, un lugar idóneo para el excursionismo. Desde el límite con Teruel, el Alto Túria nos descubre masas forestales de gran valor y parajes naturales en los que el río y los embalses son un elemento continuo en las excursiones.