Domeño

Una cascada de recuerdos, entre dos aguas

El único vestigio que queda de Domeño, además del cementerio, es el viejo castillo, declarado “Bien de Interés Cultural” y de origen medieval, coronado un pequeño cerro que sirvió para controlar el paso hacia la Serranía y el fértil valle del río Chelva, que un poco más abajo desemboca en el Turia. Ésta estratégica construcción, es lo único que queda de la “Damania” íbera o del “Dominium” visigodo. De una población serrana, encalada y bella, en la falda de una montaña que fue derruida en 2001 por la construcción del embalse de Loriguilla; aunque en 1979, ya se obligo a abandonarla a sus gentes que se trasladaron, principalmente a Marines y a la Masía del Carril. Finalmente la mayoría peregrinaron a Domeño Nuevo, varios kilómetros al este, en una zona expropiada a Liria. Un pueblo nuevo, entre campos fértiles de cultivo, con abundantes zonas verdes, y calles anchas y rectas, entre las que sobresalen, por su monumentalidad, la iglesia de “Santa Catalina y Santa Ana” y el “Ayuntamiento”.

Así, pues, el término, quedo fragmentado, como el corazón de sus habitantes. El núcleo poblado, nuevo, en el llano prelitorial, cercano a la ciudad de Valencia, dotado con todas las infraestructuras y comodidades necesarias. En la sierra, la parte más agreste del término, el amplio territorio escarpado de sus ancestros, tajado por profundos barrancos y con alturas que sobrepasan los mil metros, como la “Umbría negra”. Allí quedaron los vestigios del poblado medieval y también otros más antiguos, desde el Epipaleolítico, en yacimientos como los de la “Cueva “de Tormé”, la cima del “Puntal de los Valientes”, el de “Baños de Verche”, el de “Jórjola Alta”, el de la misteriosa “Cueva del Colmenar”, o el del “Tormagal”; también quedó el importante tramo del acueducto romano de “Peña Cortada”, uno de los acueductos romanos más relevantes de España, que viene desde Tuéjar y aquí conserva una serie de canalizaciones ocultas o descubiertas.

Pero pese a que allí quedaron los vestigios de su pasado, convertidos en un bello espectro, los domeñenses han sabido mantener vivo su espíritu, han llevado consigo su cultura, su identidad, su carácter, como se puede ver en las costumbres que siguen manteniendo, como sus festejos de “San Isidro” o “Santa Catalina” donde se mantienen ritos como las “hogueras”, o el de “La Santa Cruz”; también su habla, o su rica gastronomía serrana, donde destacan platos como el “Gazpacho”, la “Olla del pueblo”, las “Cocas de Chichonitas” y dulces como las “Magdalenas antiguas”, las “Tortas dormidas”, los “Rollicos de huevo” o la típica “Torta Santa de Catalina”… Y sigue manteniendo en su escudo, ese “Castillo” que dejaron arriba, para que les siga protegiendo.

Allí, junto al solar que fue villa, próxima a su cementerio quedó una impresionante cascada, de gran atractivo turístico; un torrente violento, estridente, que parece aludir a la fuerza destructora del agua, pero también a su poder creador, a su fecundidad, a su capacidad de dar vida. Una catarata que parece evocar el torrente de recuerdos que transcurren en un curso fiero y delirante; memorias borradas y también reavivadas, presencias. Agua furibunda que, anega, ahoga y apena, pero que también puede limpiar, regenerar; que puede ser resurrección y esperanza; existencia nueva.

 

Noticias    Agenda

 

Tiempo Domeño

Lugares para comer

Bar-Restaurante La Fonda (962 728 148)
Bar-Cafetería Hogar del Jubilado (687 547 744)
Bar-Restaurante Polideportivo (962 728 003)
Restaurante Ca Sergi (962 728 234)
Bar-Cafeteía SSP (962 728 339)
Bar L´altet (616 836 791)

Alojamientos de Turismo Rural

Hotel Puerta de la Serranía (96 279 02 17)
Hotel Balneario de Verche (962 130 003)

Qué comer

Gazpacho de pollo y conejo.
Olla del pueblo.
Cocas de chichonitas.Magdalenas antiguas.
Tortas dormidas.Rollicos de huevo.
Mantecados de almendra.
Pasteles de boniato.Torta Santa Catalina.

rutas y senderos Domeño

Senderismo y Paisajismo
Son muchos los Caminos que cruzan el Monte de La Sierra (Domeño Viejo) los cuales son dignos de recorrer, tanto a pie como en bicicleta, y de fotografiar sus parajes, siendo recomendable llevar un plano de la zona. En su recorrido veremos montes como La Umbria Negra de 1.045 metros, La Marioneta de 740 metros, El Bosque de 584 metros y La Garrama de 385 metros, además de Fuentes como Las Fuentecillas, Jórgola, El Mascán, La Fuente Los Cerraos, La Fuente de los Baños de Verche, etc. Se puede pasar un día al aire libre en las Áreas Recreativas en la Fuente Los Cerraos, Jórgola y Las Riberas las cuales disponen de paelleros, mesas, bancos,etc.
Un lugar inexcusable de visita es la Cascada de agua que se encuentra junto al pueblo viejo de Domeño. Cae desde una altura de unos 30 metros, confluyendo con los dos rios, Turia y Tuejar, que se unen junto al pueblo para abastecer al Pantano de Loriguilla. Se puede pasar un bonito día de picnic en las orillas de ambos ríos.
Barrancos: Los Diablos, El Lobo, La Salá, Rambla de la Salceda, Cañada Menores, Pilatos, etc.