La Yesa

Mucho más que el caolín

La ancestral actividad minera está íntimamente ligada a La Yesa, siendo incluso, la que ha dado nombre al municipio. Algo, que ha aportado tradicionalmente un beneficio económico al pueblo, aunque ha perjudicado parte de su riqueza medioambiental. Decimos parte, pues todavía perduran en sus montes parajes de gran belleza que no hay que dejar de visitar, como “El Carrascal” con árboles milenarios, las cuevas “del Agua” o “Negra”, “Peña Rubia”, o “El Ocino” en Cuevarruz, núcleo de población en la frontera con Alpuente y dividido jurisdiccionalmente entre las dos villas valencianas.

Entre frondosos pinares, ricos en fauna y flora, se puede descubrir espacios como “Vallonquer”, antiguos aljibes, o árboles monumentales como la “Carrasca Tumbada” o el “Pino de Sombrero”. Allí se pueden disfrutar de formidables vistas panorámicas en elevaciones como el pico de “La Ceja”, desde el que se divisa el mar, o desde el “Castellar”, donde se han encontrado restos de la Edad de Bronce e íberos, como los del yacimiento de “Los Castillejos”. Además se pueden practicar deportes de montaña ya que existen, por ejemplo, tres rutas cicloturistas de diferentes dificultades y buenos senderos, como el GR37 que atraviesa la Serranía. También se pueden recorrer, en un místico itinerario las ermitas de los santos “Juan”, “Roque” y “Sebastián”, así como las ruinas de la de “Nuestra Señora de Belén”.

Y es que otra ruta inexcusable es la del importante patrimonio monumental en el que podríamos destacar otros elementos como las monumentales “Cruces” que señalan los cuatro puntos cardinales, del artista Paco Sainz, las ruinas de antiguos “Molinos medievales”, las “Caleras”, la “Tejería”, la “Cerería”, fuentes como la “del Carmen”, o el “Lavadero”, en el que observamos un pilar con el escudo del Rey Jaime I. Un blasón emblemático, como otros que adornan algunas de las fachadas de la villa. Pero sin duda, la posesión más preciada del acervo yesano es la iglesia renacentista de “Nuestra Señora de Los Ángeles”, que alberga interesantes obras de arte del siglo XIV, como un “retablo de San Juan Bautista” o un “icono de la Virgen del Carmen”, de la escuela toscana; también un “Arca del Monumento del Jueves Santo” de entre mediados del XV y principios del XVI o un cuadro de Rudolf Eichstaedt

Esta villa histórica tiene una personalidad especial como podemos ver también en su rica gastronomía o en algunas de sus tradiciones, como la construcción de “Arcos Conmemorativos” en honor a la Virgen Carmen y al “Sagrado Sacramento”, o la encendida de luminarias en el “Corpus” y el día de su patrona o de hogueras en “San Antón”; también en su suculenta gastronomía en la que destacan platos como la "Olla de pueblo", así como sus embutidos y el pan de pueblo, las tortas de panceta o sardina y otros muchos manjares elaborados artesanalmente en el horno municipal de leña. Siguiendo con las singularidades, aunque entrando en lo anecdótico, señalar que dicen que gran parte de los yesanos, debido a una mutación genética, son rubios con ojos azules, sonrosados y blancos como el caolín, ese mineral tan preciado. Lo que está claro es que han mostrado, como éste, su resistencia, manteniendo sus costumbres, sus ritos, su entorno, en una tierra alba que aunque fría y feraz siempre fue prolífica, pues hasta el Cid la ambicionó.

 

Noticias    Agenda

 

Tiempo La Yesa

Lugares para comer

Bar municipal La Iguana (96 163 60 07)
Bar Plaza (96 163 60 48)
Bar Piscina Municipal Camino San Roque (606 906 617)
Restaurante El Bosque Animado (96 163 60 33)

Alojamientos de Turismo Rural

El bardal (96 365 07 65)
La Casa del Tio Poldo (96 365 07 65)
La Casica (96 365 07 65)

Qué comer

La Yesa se caracteriza por tener una rica y variada gastronomía fundamentada en productos cultivados en el propio municipio y elaborados de forma tradicional. Esta combinación ofrece como resultado sabores y sensaciones que rememoran tiempos de antaño y reivindican una cocina natural y saludable.

Cabe destacar el arroz con alubias y nabos autóctonos. Este plato, "Olla de pueblo", debe su nombre a su elaboración realizada en olla de barro, a fuego lento, en la chimenea de leña.

Más productos de La Yesa son los embutidos de la jarra, puestos en aceite tras su elaboración en la matanza, y los embutidos caseros elaborados en las carnicerías del pueblo.

No podemos dejar de destacar el pan de pueblo, empanadillas, tortas de panceta o sardina, coquitos, rollitos de anís, tortas de azúcar con nueces y pasas, y otros muchos manjares elaborados artesanalmente en el horno municipal de leña, así como la miel de los distintos apicultores del municipio.

Destacar la cerveza artesanal “Galana” elaborada en el propio municipio y cuyo sabor intenso es el complemento ideal para saborear cualquiera de estos productos.

rutas y senderos La Yesa

Cicloturismo

La Yesa cuenta con varios espacios destinados a la actividad física y al deporte. Dentro del municipio existe frontón, pista de pádel, polideportivo con campo de fútbol sala y piscina municipal.
También contamos con un gimnasio al aire libre para mayores, varios parques infantiles, y zonas de merenderos y paellleros. Pero si lo que quieres es unir en una sola actividad turismo y deporte, La Yesa cuenta con el diseño de tres rutas cicloturistas de diferentes dificultades y el sendero de Gran Recorrido GR37 que, con un total de 65Km, atraviesa los municipios de Alpuente, Titaguas, Aras de los Olmos y La Yesa. Cualquiera de estas actividades permite disfrutar de parajes con gran valor natural y cultural, y descubrir los rincones más recónditos y entrañables del pueblo, como el Pino del Sombrero, La Carrasca Tumbada, La Ceja y el Sancho.

Ver Rutas Cicloturísticas