Ademuz

La gran manzana

En las estribaciones occidentales de la Sierra de Javalambre, se encuentra el municipio de Ademuz, el más poblado de una comarca ocupada en su mayor parte por una gran masa forestal que la convierte en un auténtico pulmón verde. Así, su término presenta una orografía accidentada, siendo su pico más alto el de Tortajada, con sus 1.516 metros. El Turia lo taja de norte a sur, configurando una amplia y fértil vega, cuyo principal cultivo es la manzana, especialmente la esperiega, una variedad autóctona de gran calidad y renombre, que se caracteriza por su buena presencia, y porque aportan una dulzura y aroma únicos. Además, este fruto, de tardía floración, tiene la pulpa muy dura y no necesita cámara para mantenerse, conociéndose en otros lugares, también, como “manzanas heladas”, pues su azúcar se cristaliza y se hace más crujiente. Precisamente Antonio de Benito, escribió un simpático libro infantil, dedicado a la “reina de las manzanas”, de poderes tan saludables, llamado “Esperiega, la manzana valiente”, que fue editado por el Ayuntamiento.

También hay que destacar junto a la agricultura de regadío y de secano, la actividad comercial y sus productos de artesanía y alimentarios (embutidos, repostería, turrones, etc.), que junto a los servicios y ocio, se unen al clima y al entorno natural, para configurar un destino turístico de primer orden.

A ello colabora también el extenso patrimonio monumental, tanto en la población como en sus aldeas (Sesga, Mas del Olmo y Val de la Sabina) o masadas (Altamira, Guerrero, El Soto, La Balsa o Las Veguillas de San Juan). Podemos destacar los numerosos yacimientos arqueológicos, así como iglesias como la arciprestal de “San Pedro y San Pablo”, ermitas como la de “Nuestra Señora de la Huerta”, palacios como la “Casa de la Villa”, o fortificaciones como su castillo, hoy en ruinas, convertido en uno de los mejores miradores de un territorio que incorporó al reino de Valencia Jaime I de Aragón, el primero, y que fue encomienda de la Orden de Montesa. También se podrían mencionar edificios civiles como molinos, hornos, fuentes, lavaderos y abrevaderos, así como las sublimes muestras de arquitectura doméstica tradicional. Por otro lado, habría que reseñar los diferentes espacios museísticos y culturales, como el “Museo para la Interpretación del Agua” o el “Museo del Pan y horno tradicional”, situado en Mas del Olmo.

Así mismo, completan este importante legado turístico y cultural el patrimonio inmaterial, conservándose ritos y festejos singulares como la “Feria de ganado de San José”, las celebres “Albadas”, las “Hoguericas” de San Vicente, las fiestas “de la Asunción”, la “Virgen del Rosario”, “Santa Barbara”, “San Miguel”, “San Pedro”, o “San Blas”, donde se reparte el “rollo” y el chocolate; también en la “Candelaria” se reparten “rollos de pan dulce” y cirios que se bendice en la iglesia. Por último, citar los extinguidos carnavales donde se plantaban varios muñecos, los “niños” o “niñas”, y aparece ese disfraz estrambótico, llamado el “Zamburrio”, en esta habla, tan singular, de encrucijada, en la “Cruz de los Tres Reinos”. Donde la cultura se enriquece y las palabras se mezclan para aumentar en valor, un valor casi tan alto, como la de esas manzanas de cuento, en un Rincón de leyenda.

 

Noticias    Agenda

 

Tiempo Ademuz

Lugares para comer

Restaurante Casa Domingo (978 782 030)
Alojamiento Rural Casa Garrido (630 924 149)
Rafi Döner Kebab Arrabal (689 701 210)
Bar Al-Damus (978 782 827)
Bar Pitoches (978 782 458)
Bar La Cabaña (978 782 154)
Bar El Nabo (978 785 096)
Chiringuito Los Arenales (639 010 886)

Alojamientos de Turismo Rural

Hostal Casa Domingo (978 78 20 30)
Pensión El Molino (978 78 20 30)
Alojamiento Rural Casa del Pastor (627 746 084)
Alojamiento Rural Casa Garrido (630 924 149)
Apartamentos Rurales El Rabal (603 878 406)
Casa Rural Leandro (609 703 506)
Apartamentos Pitoches (978 78 23 52)
Casa Rural La Tosca - Val de la Sabina (680 93 61 24)

Para más información: Tourist Info Ademuz (978 78 22 67)

Qué comer

La gastronomía de Ademuz ofrece una gran variedad de guisos basados en los productos del terreno, así como una repostería que sorprende por su variedad y riqueza.

Uno de los platos más representativos son las gachas, realizadas a base de harina de maíz cocida en un caldero de cobre y trabajada con un cucharón, que se acompañan de tomate, pollo, conejo, pimientos, bacalao, costillas e hígado de cerdo, bacalao, ajoaceite…. Este plato popular, esencial en la dieta tradicional, hoy en día es frecuente en las celebraciones.

Otro plato típico es el Arroz Empedrao, con alubias pintas y carne de cerdo, así como el Puchero, guiso de alubias pintas, carne de cerdo y patatas o las Almortas.

Se completa con una rica y variada repostería elaborada con manzanas del terreno, como la “esperiega”, normanda, garcía, miguela…, variedades todas ellas propias de la zona, algunos ejemplos son las tartas, los buñuelos, los pastelitos, las mermeladas, la compota o de otras frutas como la carne de membrillo. De las almendras y las nueces se elabora el alajuz, el píngano, el turrón o los mantecados.

Esta oferta se enriquece con los productos de la huerta, de los que cabe destacar el tomate del terreno por su exquisito sabor.

La mayor parte de los platos citados se ofrecen en los restaurantes con relativa frecuencia, en ocasiones ligados a determinadas fechas o estaciones del año. La repostería se puede encontrar a la venta en los diferentes hornos del municipio, que cuenta además con una pequeña fábrica de turrón.

Otros productos como embutidos, zumos de manzana, plantas aromáticas, etc., se distribuyen en varios establecimientos transformadores.