Zarra

El cerro antiguo

Dicen que es probable que la etimología del topónimo “Zarra” derive del euskera, de la palabra “Zaharra” (“antiguo”), más que de Zarra (arrastrar algo) y podría hacer referencia a la llegada de esos primeros cristianos viejos llegados de Castilla, Navarra y Aragón, que eligieron esta población como primer destino en el valle para establecerse. También, y eso lo añadimos nosotros, podría referirse a la antigüedad de su poblamiento, como demuestran los restos prehistóricos de la “Cueva Valle” o la necrópolis íbera del “Cerrico del Tesoro”. Apuntamos que, también, podría tener un origen árabe, pues palabras como “Zara” (Flor o Alba, brillante), “Almozarro” (monte o cerro), “Manzara” (Atalaya) o “Sarracin” (monte de los sarracenos), describirían muy bien a esta preciosa localidad blanca de estructura medieval, y de caserío bien conservado, que se emplaza sobre un escarpado cerro cretáceo, y que antaño fue residencia del gobernador del valle, tras la conquista cristiana.

La villa se alza formando una bella panorámica, en la conjunción del barranco “de las Oliveras” con el río Zarra, que más adelante se une al Reconque, que desemboca en el Júcar. Así mismo, surcan el término las ramblas, arroyos y torrenteras, en cuyas riberas crece el almez, el “árbol agradecido” como aquí se le conoce; también en los ribazos que limitan los bancales. Su madera ha proporcionado tradicionalmente la materia prima para la elaboración de garrotes y aperos para una agricultura basada en cultivos de secano como los cereales, olivos, almendros o vid y también de regadío, con productos como los melocotones, manzanas, higos o las afamadas cerezas, constituyendo la principal actividad económica. Destaca también, como en el resto del valle, la ganadería y, dentro de ésta, la apicultura. Todos esos productos son básicos en su apreciada gastronomía de interior, que recoge influencias manchegas, con platos como los “gazpachos” o la “gachamiga”; embutidos caseros de gran calidad y dulces singulares como los “rollos de miel” o las “Toñas zarrinas”.

Del patrimonio natural de este municipio montañoso y con una importante masa forestal, podrían destacarse parajes como “La Hoz”, con restos de su antigua aldea y fábrica de luz, excelente ejemplo de arqueología industrial, la “Presa de los Comunes”, en el impresionante cañón del río Zarra, con una zona de acampada, la “Presa del Rentón”, las cuevas de la “Hoz” y del “Valle”, el “Manantial de la Vega”, “Los Cuchillos” u otros recursos hidrográficos, como acequias, molinos o batanes, que configuran una ruta única. Pero además, numerosos senderos y rutas forestales permiten al caminante recorrer sosegadamente un territorio abrupto, geológicamente sublime, lleno de matices y colores, con una flora y una fauna muy interesante.

En cuanto al patrimonio monumental, destacar también, la iglesia renacentista de “Santa Ana” que tiene la peculiaridad de presentar una torre de campanas exenta, única en la provincia, que fue construida por el arquitecto local García Barberá, ya en 1880. O el “Lavadero” público y la “Fuente de la plaza de la Panoja”; aunque el mayor tesoro arquitectónico es, sin duda, el propio pueblo, de exquisito sabor morisco, como sus dulces…

 

Noticias    Agenda

 

Predicción en Zarra

Lugares para comer

Mesón Paquete
Bar Los Arcos

Zona de Acampada

"La Presa"

Qué comer

Los platos típicos de la localidad se relacionan con la gastronomía manchega. Destacan los gazpachos manchegos, la gachamiga y el potaje.

rutas y senderos Zarra

Zarra, es una comarca natural con características muy comunes. Todas las villas de la comarca se encuentran en el centro de las misma, dividiéndola la N-330 en dos partes iguales. Coinciden casi todos los municipios en tener grandes extensiones en sus términos, con abundancia de montes, y cerca de los pueblos, fértiles huertas regadas por varios ríos, contrastando así el monte con la riqueza del regadío.

Esta comarca se encuentra situada en el extremo S.O de la provincia de Valencia. Al sur y al Oeste limita con la provincia de Albacete. Al norte con las comarcas de Requena-Utiel y la Hoya de Buñol, de las que le separa la Sierra de Martés y la Muela de Cortes. Al Este se encuentra la Canal de Navarrés de la que le separa el gran macizo de Caroche. Las tierras más altas del Valle están en su extremo occidental, por donde discurren los rios Reconque, Zarra y Argongeña., se unen cerca de Teresa de Cofrentes dando lugar al río Cautaban que recorre todo el centro del Valle para desembocar en el Júcar cerca de Jalance.

Existe gran variedad de parajes naturales de gran belleza diseminados por toda la comarca, pudiéndose realizar diferentes rutas a pie, bicicleta, en automóvil, en caballería, etc.

Zarra: La Hoz, Cueva Vallés, La Presa, Las Atalaya, etc..

Ayuntamiento de Zarra