L’ETNO. MUSEU VALENCIÀ D’ETNOLOGIA OTORGA EL XXI PREMI BERNAT CAPO (Edición 2020)

Categoría: Cultura | 0

El trabajo premiado se presenta como un viaje sobre las costumbres funerarias valencianas desde la Peste Negra de 1348.

El premio Bernat Capó es un certamen literario de divulgación de la cultura popular valenciana. Convocado y organizado por el Museu Valencià d´Etnología, Edicions del Bullent y la Diputación de Valencia, y con el constante apoyo del consistorio de Dènia, este premio se fundó en 1999 para fomentar la investigación y difusión de la cultura de nuestras tierras.

Este pasado año 2020 se celebró la XXI edición del premio, estando el jurado constituido por Xavier Rius, diputado del área de cultura de la Diputación de València,

El jurado del XXI Premio Bernat Capó esta compuesto por Xavier Rius, diputado del área de Cultura de la Diputació de València; José V. Aguilar y Joan Seguí, conservadores de L’ETNO. Museu Valencià d’Etnología; Adrià Besó, doctor en Historia del Arte y profesor de la Universitat de València, Mª José García, Presidenta de Asociación Valenciana de Antropología, y Nuria Sendra, directora de Edicions del Bullent. El premio está valorado en 6000 € y conlleva la publicación del texto por Edicions del Bullent.

El Diputado del Área de Cultura de la Diputació de València, Xavier Rius, ha declarado que “el premio Bernat Capó es un referente para los estudios de la cultura popular. Ahora, con la organización del premio desde L’ETNO, damos un paso más en la difusión de una cultura abierta, inclusiva y con la perspectiva territorial que habitualmente trabajamos a nuestros museos». Así mismo ha añadido que “desde la Diputación queremos también agradecer la colaboración en el Ayuntamiento de Dènia, que desde los inicios ha tenido una notable implicación en el éxito de Bernat Capó».

Animetes santes, obra premiada en la edición XXI (2020), trata las tradiciones funerarias tradicionales valencianas, trabajo que entronca con la actual situación de pandemia a causa de la COVID-19 y con la actual exposición sobre la muerte, Faltar o morir, que se puede visitar en L’ETNO. Museu Valencià d’Etnología.

En las páginas del libro Animetes santes, se recorren las costumbres funerarias valencianas, desde el primer descalabro para el mundo occidental que supuso la Peste Negra de 1348, y la generación de las particularidades propias de los valencianos hacia la muerte, como la celebración de la defunción de niños y niñas («albats» o «angelitos») que lejos de ser un acto penoso para sus familias, era motivo de alegría, porque tenían un nuevo «santet» que, muerto sin pecado, su alma ascendía directamente al cielo.

El trabajo nos habla de la modificación provocada por la Ilustración y el pensamiento higienista, con la regulación de las inhumaciones y la construcción de los cementerios extramuros para acabar con riesgo de contagios, así como los cambios actuales en la percepción de la muerte: la aparición de nuevas maneras de celebrar los funerales de una forma más sostenible e incluso tecnológica, con redes sociales o plataformas que sirven para enviar mensajes de despedida, compartir recuerdos o dar las condolencias a los familiares; el diseño y función de los cementerios, condicionados la tendencia creciente de las incineraciones, y su función cultural o turística de algunos espacios funerarios de ciertas ciudades valencianas («Museo del Silencio» del Cementerio General de València, o la «Ciudad Dormida» del Cementerio de Alcoi).

En cuanto al título, Animetes santes hace referencia a una costumbre muy popular en las casas de nuestros mayores, cuando las mujeres encendían unas velas o animetes en recuerdo de los difuntos de la familia. Normalmente, también colocaban las fotos de los difuntos ante cada animeta. A veces también el *animeta era considerada como un tipo de «lar» protector de la familia y por eso le encendían una vela, aunque no fuera Fiesta de Todos Santos ni Almas. Así, en la costumbre popular valenciana las «animetes santes» eran las almas de todos aquellos difuntos familiares que protegían los vivos.

Josep Lluís Santonja es doctor en Historia por la Universitat d’Alacant y, actualmente, director del Archivo Municipal de Alcoi y de la Red de Bibliotecas Municipales de Alcoi. Ha publicado más de veinte monografías de investigación cultural e histórica, y más de un centenar de artículos de temática muy diversa, aunque de forma preferente sobre patrimonio documental, investigación histórica y cultural.

Como editor de las publicaciones del Ayuntamiento de Alcoi, hay que destacar la recuperación de la biografía y la documentación gráfica conservada por Gerard David Story, un descendente de judíos holandeses exterminados en los campos nazis establecido en Alcoi, en su libro Yo burlé en el Tercer Reich (2008). Actualmente está trabajando en el estudio y transcripción de un libro de la Corte del Justicia de Alcoy de 1320, y en la historia de la «mili» de los alcoyanos durante el siglo xx.

En cuanto a la temática de este libro, el autor ha realizado varios trabajos entre los cuales destaca «Nàixer sense ascendència: expòsits en una ciutat industrial», en el volumen Onomàstica romànica: antroponímia dels expòsits i etimologia toponímica, especialmente de València (Acadèmia Valenciana de la Llengua, 2017).

A lo largo de estos veinte años se han galardonado trabajos que han alcanzado casi todos los aspectos de nuestra cultura tradicional. Desde el primer galardón otorgado a Joan Pellicer por su Costumari Botànic (1999), el premio ha considerado propuestas relacionadas con el imaginario valenciano de leyendas y cuentos, el juegos tradicionales, las manifestaciones festivas, la recopilación de romances y canciones, o fenómenos sociales concretos de nuestras tierras como por ejemplo la emigración o el trabajo femenino.